miércoles, 17 de enero de 2018

Los libros del mes de enero: "Charli en la Isla del Terror"


Reseña:
Charli está preparando su fiesta de cumpleaños cuando recibe la llamada de su amiga Sandra. Le dice que se encuentra en peligro, que ha conseguido viajar a una isla, gracias al poder de una perla mágica, y que tiene que ir a rescatarla.
Al principio él piensa que se trata de una broma, pero lo cierto es que esa noche se mete en la cama, y a la mañana siguiente, de manera misteriosa, aparece junto a Seven y Martes (las mascotas de ambos), en el mismo lugar en el que se encuentra su amiga. Allí conocerá a la tribu de los Tai-wike, y todos juntos lograrán vencer a los temidos piratas, que quieren apoderarse de la isla y expulsar de ella a todos sus habitantes.
Se trata de la tercera aventura de Charli, una historia trepidante, llena de peligros, acertijos, fantasía y magia, con los habituales personajes de esta saga.
A partir de 8 años.

La autora:
Maribel Romero Soler es licenciada en Derecho, diplomada en Redacción y Estilo y en Formación de Lectores. En la actualidad se dedica a la creación literaria y tiene obras infantiles y juveniles publicadas en España y América Latina. Imparte cursos de Escritura Creativa, colabora como jurado en diferentes concursos y participa en charlas de animación lectora en colegios e institutos. Ha sido ganadora y finalista de importantes premios de género infantil y juvenil.
Charli en la Isla del Terror es la tercera parte de una divertida trilogía de aventuras y educación en valores precedida por Charli y los cinco peligros y Charli y el cofre del tesoro.

El ilustrador:

José María Clémen nació en Buenos Aires (Argentina). Solía ver a su padre en su mesa de dibujo, con sus papeles, reglas y lápices. Dibujaba cómics y había en su estudio una colección inapreciable de éstos, la mayoría de ellos norteamericanos con dibujantes como Alex Raymond, Frank Frazetta, Harold Foster, etc., pero su camino no fue el mismo. Empezó tomando clases de pintura y dibujo con Catalina de Bianchi, excelente aguafuertista; luego continuó con Juan Carlos Castagnino, y ya en España, en la Escuela de Arte de Segovia. En los años ochenta comenzó su labor como ilustrador, que continúa hasta hoy. Ha ilustrado la trilogía completa de Charli.


LA LLAMADA DE SANDRA

—¡¡Charli, tienes que salvarme!!
Estaba preparando mi fiesta de cumpleaños cuando recibí la llamada de Sandra. Al principio pensé que quería gastarme una broma y no le hice demasiado caso, simplemente la dejé continuar con sus grititos histéricos.
—¡¡Charli, ¿me estás escuchando? Estoy en peligro!!
No sabía qué tramaba mi amiga, pero me parecía de muy mal gusto que quisiera arruinarme la fiesta de mi décimo aniversario. Ella lo había celebrado cuatro meses antes, porque es un poco mayor que yo, y en ningún momento intenté fastidiarle la celebración, al contrario, la ayudé a hinchar globos de colores hasta quedarme casi sin aire en los pulmones, y a preparar unas bolsitas con chuches que pensaba repartir entre sus invitados, ¡y no me comí ni una! Me porté como un campeón.
—¡¡CHAAARLIIIIII!!
Finalmente decidí contestarle, porque me estaba poniendo bastante nervioso.
—¿Se puede saber qué te pasa? —le pregunté un poco malhumorado.
—¿Es que no me estás escuchando? ¡¡Estoy en peligro!! —insistió ella.
—¿Y qué quieres que haga? ¿Llamo a tus padres?
—¡¡No!!, de ningún modo. Escúchame con atención. ¿Recuerdas el collar de perlas que encontramos en el cofre del tesoro?
Sí, claro que lo recordaba, Sandra no quería deshacerse de él, y se le había metido en la cabeza que si el colgante del ancla tenía poderes mágicos, el collar también debía tenerlos, pero por mucho que había frotado las perlas, jamás apareció ningún genio para ponerse a sus órdenes.
—Lo recuerdo, Sandra —le dije finalmente.
—Pues yo tenía razón, ¡las perlas son mágicas! Solo necesitaba descubrir cómo usar sus poderes y anoche lo averigüé. Verás, tienes que sujetar una perla entre el dedo índice y el pulgar, girarla suavemente entre los dos, cerrar los ojos y al mismo tiempo pedir un deseo, ¡y se cumple!
No estaba muy seguro de que Sandra me estuviera hablando en serio, pero claro, cada vez que ponía en duda su palabra, mi amiga me recordaba que cuando yo le había contado la historia del cofre del tesoro y de mi aventura para conseguirlo, ella siempre me había creído, y era cierto, por tanto, me sentía un poco obligado a creerla también.
—Eso es estupendo, Sandra —le dije sin mucho entusiasmo—, pero ¿qué tiene que ver el collar con que estés en peligro?
—Huy, ya verás cuando te cuente. Anoche, al hacer el experimento para descubrir los poderes de las perlas, tomé la primera entre mis dedos, cerré los ojos y pedí una pizza gigante con salsa barbacoa, cuando abrí los ojos ¡la tenía encima de mi escritorio! Pero no me pareció suficiente y quise probar algo más complicado. Tomé otra perla, cerré de nuevo los ojos y..., ¿sabes qué pedí?, viajar a una isla. ¡Y estoy en una isla!
—Pues qué suerte, ¿qué te preocupa entonces?
—Charli, al principio me pareció una isla preciosa, con una hermosa playa de arena dorada, un mar azul intenso, hermosas aves, esbeltas palmeras..., hasta que llegaron ellos...
—¿Quiénes son ellos? —pregunté extrañado.
—¡Los Tai-wike! Charli, ¡estoy en la Isla del Terror!
Por un momento me quedé sin reacción. Sandra conocía la pesadilla que yo había tenido cuando aquel extraño libro titulado Instrucciones para encontrar un tesoro cayó en mis manos. En ella aparecía una isla llamada la Isla del Terror y estaba habitada por monos saltarines, pero un tiempo atrás había pertenecido a una tribu de guerreros llamados Tai-wike, sin embargo, ¡nada era real! Todo era producto de un sueño, y por lo visto mi amiga había mezclado la fantasía con la realidad.
—Un momento, un momento... Esa isla no existe —le dije convencido.
—Pues claro que existe, ¡estoy en ella!
—Sandra, sabes que lo soñé.
—Y tú también sabes que tienes sueños premonitorios. ¿O no recuerdas cuando perdiste el colgante del ancla y un sueño te llevó a encontrarlo? Pues seguramente soñaste con la Isla del Terror porque te esperaba en ella una gran aventura.
—Bueno, en este caso la aventura será tuya.
—¡Y tuya! ¡Tienes que venir a salvarme!
Uf, me estaba mareando con tanta información extraña.
—Charli, los Tai-wike me han apresado —continuó Sandra—, y estoy encerrada en una especie de jaula en medio de un bosque de palmeras. ¡No sé qué van a hacer conmigo!
—¿No tienes el collar de perlas mágicas? —le pregunté.
—Me lo arrancaron del cuello. Tuvimos un pequeño enfrentamiento y en el forcejeo el collar se rompió. Menos mal que pude alcanzar un par de perlas en el aire sin que los guerreros se dieran cuenta. Gracias a una de ellas te estoy llamando con un teléfono inexistente, ¿o cómo crees tú que podría comunicarme contigo desde aquí? ¡Pedí ese deseo!
Mi cabeza comenzó a funcionar al ritmo de un tren de alta velocidad. Tenía la solución.
—Tranquila entonces, Sandra, ¿no te queda una perla? Utilízala para regresar a tu casa. Tómala entre tus dedos y pide con todas tus fuerzas volver a tu hogar.
Se produjo un silencio que duró varios segundos y finalmente Sandra dijo:
—Es que..., me hace mucha más ilusión que vengas tú a rescatarme... ¡Ah!, y trae contigo a Seven y a Martes...
—¡Sandra!... ¡No!... ¡No!... ¡No!...
Fue inútil iniciar cualquier argumento. Mi amiga ya no me escuchaba.
  
Extraído del libro: Charli en la Isla del Terror
Editorial: BABIDI-BU
 

ACTIVIDADES:
  1. ¿Qué estaba haciendo Charli cuando recibió la llamada de Sandra?
  1. ¿En qué isla se encontraba Sandra y cómo llego a ella?
  1. Inventa un cuento de aventuras en una isla y envíalo por correo postal acompañado de un dibujo con vuestro nombre, apellidos, colegio, curso, nº teléfono personal a:
Concurso Literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante

miércoles, 10 de enero de 2018

Los libros del mes de enero: "Libro de brujas españolas"


Reseña:
Los 42 cuentos maravillosos que reúne este libro, y las 24 historias y leyendas que lo complementan, tienen como protagonista a la bruja, el ser que quizá más haya asustado a niños y adultos en todos los tiempos... tal vez porque las mujeres con poder asustan mucho. Sobre todo las que viven solas, independientes, esas ancianas que por viejas son sabias, unas veces buenas y otras malas. Son mujeres a las que se llama «brujas», a veces «hechiceras», a veces «hadas», según usen su poder.
En este libro las hay atlánticas, cantábricas, pirenaicas, mediterráneas y del interior: todas llegan desde las leyendas y los cuentos españoles al aquelarre de este libro.

La autora:
Ana Cristina Herreros Ferreira (León, 1965), es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid. Especialista en literatura tradicional, ha sido responsable de la edición de diversas recopilaciones de literatura oral y popular, así como de diversos artículos sobre animación a la lectura y técnicas narrativas.
Ha publicado Cuentos populares del Mediterráneo, Libro de monstruos españoles (Premio Nacional al Libro Mejor Editado), Libro de brujas españolas, La asombrosa y verdadera historia de un ratón llamado Pérez (Con Violeta Lópiz), y Geografía mágica (Premio Nacional al Libro Mejor Editado), Cuentos populares de la Madre Muerte .

El ilustrador:
Jesús Gabán Nace en 1957 en Pozuelo de Alarcón, Madrid. Durante algunos años asiste a las clases de dibujo del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Se dedica a la ilustración de libros infantiles y juveniles desde 1981. Ha sido finalista en el Premio Lazarillo de Ilustración en 1983, del premio Apel·les Mestres en 1.983 y ganador del mismo premio en 2004. Premio Nacional de ilustración Infantil y Juvenil en 1.984, 1.988 y 2.000. Seleccionado en el catálogo “Withe ravens” en 1987. Medalla de bronce en la exposición “Arte en el Libro” de Leipzig en 1.989. Diploma de honor y Menciones Especiales en el Premio Catalonia en 1.984, 1990, 1992 y 1997. Premio Internacional de Ilustración de la Fundación Santa María en 1.995. Lista de Honor Premio C.C.I. en 1.998. Su libro “Abdul y el león del Atlas” fué elegido en el “VI Simposio sobre Literatura Infantil y Juvenil” organizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez como uno de los “Cien mejores libros infantiles españoles del siglo XX”. Premio en 2006 a la mejor fotografía digital en el concurso “Tierra de todos” organizado por la Comunidad de Madrid en Alpedrete, localidad en la que reside actualmente. Imparte cursos y talleres de ilustración en España y otros países. Invitado por el Instituto Cervantes a participar en sus programas culturales en diversas sedes del mundo.

EL AMA DEL DIABLO

Esto era un rey que tenía una hija y se enamoró un paje de ella, pero el rey no quería que se casara con un paje, y le dijo al muchacho:
–Si quieres casarte con mi hija tienes que traerme los tres pelos del diablo y decirme por qué el manzano de las manzanas de oro ya no da fruto y por qué la fuente que manaba vino se ha secado.
Total que el paje se marchó a buscar al diablo y después de mucho andar se encontró con que tenía que cruzar un río, y cuando dijo al barquero que iba a buscar los tres pelos del diablo, le pidió el barquero:
–Mira a ver si te enteras de lo que tengo que hacer para soltar los remos de esta barca que nunca puedo soltar.
–Bueno.
Total que siguió andando, andando y ya llegó a dónde vivía el diablo. Llamó y salió a abrir una vieja bruja que le cuidaba.
–¿A qué vienes aquí?
–Vengo a pedirle un favor. Si no le llevo al rey los tres pelos del diablo y la respuesta a por qué el manzano de oro no da manzanas y por qué la fuente que manaba vino se ha secado, no me puedo casar con su hija. De paso, me gustaría saber qué tiene que hacer el barquero para dejar su barca.
–Bueno, pues te voy a convertir en piojo y te metes entre los pliegues de mi vestido. Cuando venga el diablo, tú le picas para que yo le pueda arrancar los tres pelos, y cuando yo esté fingiendo que le quito los piojos, tú escuchas lo que dice.
Y así se hizo. La bruja lo convirtió en piojo y él se escondió entre sus ropas. Cuando llegó el diablo, saltó a su cabeza y comenzó a picarle. El diablo empezó a rascarse la cabeza y a quejarse, y la bruja se puso a quitarle los piojos al diablo. Y allí estaba quitándole los piojos cuando le arranca un pelo:
–¡Voto a Dios!– se quejó el diablo.
Hombre, es que estaba despistada pensando en el manzano del rey, que daba manzanas de oro y ya no las da.
–Pues ese árbol de oro no da manzanas porque hay un ratón que roe las raíces. En cuanto maten al ratón que roe las raíces, el árbol volverá a dar manzanas.
Entonces va y le arranca otro pelo.
–¡Voto a Dios!
–Hombre, es que me he distraído pensando en la fuente del rey que manaba vino, y ya no lo mana.
–Pues esa fuente no mana ya vino porque hay un sapo que vive en la cañería. En cuanto saquen el sapo, volverá a manar vino.
Sigue despiojándalo y al rato le da otro tirón.
–¡Voto a Dios!
–Hombre, otra vez me he distraído pensando en un barquero que está en la barca que cruza el río y nunca puede soltar los remos.
–Pues mira que es tonto. Si quiere soltar los remos, que se los dé al primero que pase.
Ya tenía el paje los tres pelos y las respuestas. Sale de casa del diablo, convertido otra vez en paje por la bruja, y llega al río donde estaba el barquero, que le pregunta:
–¿Te ha dicho el diablo qué debo hacer para soltar los remos de esta barca?
–En cuanto pase, te lo diré.
Total que pasan y cuando ya está en la otra orilla le dice lo que le había dicho el diablo:
–Si quieres soltar los remos, sólo tienes que dárselos a otro.
Y salió corriendo a la casa del rey, a donde llegó con los tres pelos y las respuestas. Quitan el ratón de las raíces del manzano de oro que daba manzanas, y el árbol vuelve a dar fruta de oro. Sacan el sapo de la cañería de la fuente que manaba vino, y de la fuente vuelve a salir vino. Pero el rey, codicioso, quiso él mismo ir a ver al diablo a preguntarle por los tesoros escondidos, y cuando llegó a donde el barquero y subió a la barca para pasar al otro lado del río, el barquero le dio los remos para que probase él a remar, y allí se quedó el rey, rema que te rema. ¿Y el paje? Pues se casó con la princesa.

Ilustraciones de: JesúsGabán
Publicado por: Editorial Siruela
ACTIVIDADES
1.- Dibuja un cómic contando la historia de este cuento.
2.- ¿Qué respuestas tenía que llevar el paje para casarse con la hija del rey?
3.- Este cuento se presta muy bien para una dramatización. En colaboración con tu equipo de trabajo representad este cuento en clase.
4.- Escribe un cuento cuya protagonista principal sea una bruja y envíalo por correo postal con un dibujo indicando tu nombre, apellidos, número de teléfono particular y e-mail de tus padres a:
Concurso Literario del Grupo Leo
Apartado de correos 3008
03080 Alicante

jueves, 21 de diciembre de 2017

Felicitación navideña


FELIZ NAVIDAD-BON NADAL
P U R A   M A G I A
 
“Nunca me han gustado las despedidas. Es mejor hacerlo así, calladamente, con una sonrisa. Quizás nuestros caminos se vuelvan a cruzar. Pero hasta entonces, recuerda siempre que la magia, 
“LA VERDADERA MAGIA, ESTÁ EN LOGRAR HACER DE LO COTIDIANO ALGO EXTRAORDINARIO.”
Con estas palabras e ilustración, tomadas del último cuento publicado en La Tiza del diario Información y en nuestro blog, El GRUPO LEO, os anima a seguir. ”Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”.

EL COORDINADOR

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Los libros del mes de diciembre: "En el silencio de los puntos suspensivos"


La autora:
Mari Carmen Azkona (Atxia) nace en Bilbao en 1965. Desde pequeña, su amor por la literatura crece exponencialmente al número de páginas que lee, en las que encuentra una fuente inagotable de historias cuyo empuje, lucidez e inspiración abren su mente a la vida. Para ella, ante todo, la literatura es conocimiento e intercambio. 
Ha publicado varios relatos en antologías, revistas literarias e Internet. Y en 2012, su primer libro en solitario, Patchwork, en el que ofrece una panorámica de su narrativa breve, así como una muestra de su poesía, género por el que siempre ha sentido pasión. 
En el 2016 ve la luz su segundo libro: En el silencio de los puntos suspensivos. Partiendo de los interrogantes que toda historia debe contener —Qué, Por qué, Cuándo, Cómo, Dónde y Quién—, la obra despliega un universo temático variado y muy comprometido, que transita entre lo veraz y lo verídico. Demostrando un excelente dominio del lenguaje y del ritmo, cada pequeña historia se muestra llena de sensibilidad y de sentimiento, siendo capaz de traducir en palabras lo que muchas veces es invisible a los ojos. 
Entre ellos destaca un cuento, Pura Magia, que nació con presunción de concursante literario, pero que, finalmente, aceptó su destino: formar parte de una antología. Una fábula que da color a todas esas imágenes que se nos muestran en blanco y negro y que, por rutinarias y anodinas, nos pasan desapercibidas. 
Y lo mismo hubiera ocurrido con Pura magia si Diego Gila, Coordinador del Grupo Leo, en colaboración con la biblioteca de Casalarreina (La Rioja), no le hubiera prestado su voz. Gracias a esa cooperación, los niños pudieron comprender, a través de los protagonistas del cuento, Oliver y el Sombrerero Loco, que la magia está en cada uno de nosotros, en nuestros sueños, en nuestra imaginación, en nuestros recuerdos… y que la verdadera magia está en lograr hacer de lo cotidiano algo extraordinario.
Como extraordinario fue convertir a Pura Magia en un emblema de la Biblioteca de Casalarreina. Porque la chistera que Fátima Conde, bibliotecaria e impulsora de la cooperación con el Grupo Leo, creó para la primera lectura del cuento preside, desde entonces, todos los encuentros intergeneracionales que allí se realizan. 

PURA MAGIA

 Tenéis que ordenar de mayor a menor según su longitud, las siguientes medidas trescientos sesenta hectómetros, veinticinco kilómetros…

Oliver, ajeno a lo que la profesora Anderson escribe en la pizarra, mira por la ventana del colegio. Nunca le han gustado las matemáticas. A él lo que de verdad le gusta es leer, y, sobre todo, dibujar los personajes que habitan en los cuentos y en los libros de aventuras.
Una figura que rebusca entre los contenedores de basura llama su atención. Es un hombre alto y desgarbado, con un extravagante traje y un gran sombrero de colores. De repente, el hombre mira directamente hacia la ventana, se quita el sombrero y le saluda con una teatral inclinación del cuerpo.
El timbre señala el final de la clase y Oliver sale al patio donde ha quedado con sus amigos, Adele y Cory, para ir a jugar al parque.
Al pasar junto a los contenedores busca la figura del extraño hombre, pero ya no está. No sabe que es, pero hay algo en él que le resulta familiar, como si le conociera de algo que no consigue recordar…

– El último que llegue a la fuente se la queda –dice Cory, mientras sale corriendo.


Atxia contando el cuento en Casalareina
El tiempo pasa de prisa cuando uno se divierte. Sin darse cuenta, entre risas y juegos, llega la hora de ir a casa para los tres amigos.
Recogen las mochilas y se despiden hasta el día siguiente. Oliver no se ha vuelto a acordar del hombre hasta que le ve sentado en el porche de su casa. Por alguna razón, que no llega a comprender, no siente miedo al verle, solo ternura al percibir en su rostro una inmensa tristeza.

–Hola, Oliver. Te estaba esperando.
– ¿Cómo sabes mi nombre?
– Hace mucho tiempo que nos conocemos

Oliver escruta su semblante, y de repente, como si estuviera sucediendo en ese momento se ve a sí mismo, pero mucho más pequeño y en brazos de su madre, mirando absorto el dibujo de un cuento que ella le estaba leyendo.

– ¡¿El Sombrero Loco?!
– Alto, alto jovencito. Mi amigo Lewis nunca se refirió a mí de ese modo. Si lees la crónica original que escribió tras su viaje, lo comprobarás. Puedo ser excéntrico, insólito, extravagante, singular…pero loco, no.
– Perdona, y ... lo siento.
– No, Oliver, perdóname a mí. Es que soy un poco susceptible con ese tema… Como te decía antes, te estaba esperando porque necesito que me ayudes.
– ¿Ayudarte yo? ¿A qué?
– A buscar mi sombrero
– Pe… pero si lo tienes puesto.
– No, (jajajajaa) este no es mío, me lo he encontrado. El mío es una chistera. Sin ella no puedo regresar a mi país.
– ¿Al país de las Maravillas o al de Nunca Jamás, o al de Oz…?
– Llámalo como quieras, solo son distintas percepciones de una misma realidad: el mundo de los sueños y la fantasía.
– ¿Y esa chistera es mágica?
– No, Oliver. Los objetos inanimados no son mágicos. La magia está en el Universo, en la Naturaleza... en ti.
– ¿En mí?
– Claro, vamos a comprobarlo. Junta las dos manos y coge todo el aire que puedas. Ahora, -dijo el Sombrerero sacando una copa de cristal de su bolsillo- mételo dentro de la copa y acércatela al oído. ¿Qué oyes?
– ¡El mar….!
– Sí… y no. Lo que se escucha solo son ondas sonoras, Oliver. Pero tú, añadiendo imaginación y recuerdo, las has convertido en olas del mar.
– ¿Y entonces para qué necesitas la chistera?
– Porque es parte de mí, de mi esencia…Y aunque nuestros mundos comparten la misma dimensión, no podemos existir en los dos. ¿Comprendes?
– Puedes quedarte aquí.
– No, Oliver, mi hogar está allí.
– Lo entiendo. Te ayudaré. ¿Cómo la perdiste?
– Una ráfaga de aire se la llevó. La he buscado por las calles, en la basura…
– ¿Has mirado en el parque? Mis amigos y yo jugamos allí con las cometas cuando hace viento. Se forman unos remolinos muy divertidos, sobre todo, en la esquina que hay junto a la rosaleda.
– No, ahí no.
– Espera… le aviso a mi madre que me marcho, para que no se preocupe, y te acompaño.

Cuando Oliver sale, el Sombrerero no está. Cabizbajo entra de nuevo en casa y sube a su habitación. No entiende por qué no ha querido que le acompañase. Sobre la cama ve un gran sombrero de colores y una nota.

Nunca me han gustado las despedidas. Es mejor hacerlo así, calladamente, con una sonrisa. Quizás nuestros caminos se vuelvan a cruzar.
Pero hasta entonces, recuerda siempre que la magia, la verdadera magia, está en lograr hacer de lo cotidiano algo extraordinario. Y tú sabes cómo hacerlo.

Posdata: Te regalo el sombrero, a mí ya no me hace falta.

Editorial: BN
Ilustra el cuento: Pedro José Plaza (C.O. LA TRAMOIA-ELX)

ACTIVIDADES
1ª- ¿Qué hacía Oliver mientras estaba en clase de Matemáticas? ¿Qué es lo que más le gustaba?
2ª- ¿A quién encuentra sentado en el porche de su casa?
3ª- ¿Qué buscaba el Sombrerero? ¿Dónde le dice que se encontraba la magia?
4ª- Escribe un cuento en el que el sombrero de colores sea el protagonista y con él se realice  un acontecimiento de pura  magia.
Envíalo por correo postal, acompañado de un dibujo del sombrero, con tu nombre, apellidos, curso, colegio y nº teléfono a:
Concurso literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 ALICANTE

Esta semana como homenaje a nuestra compañera Mari Carmen Azkona os ofrecemos otro de sus cuentos, escrito especialmente para nuestro coordinador Diego Gila, a Fátima y al pueblo de Casalarreina. Las ilustraciones son de los alumnos del C.O: La tramoia de Elx.


EN UN PUEBLO DE LA RIOJA, DEL QUE SÍ QUIERO ACORDARME…

Érase una vez un pequeño cuento, llamado Pura Magia, que vivía en una antología junto a otros relatos. No se trataba de un libro conocido y, desde luego, nunca alcanzaría la categoría de best-seller, pero eso a él no le importaba. Se sentía orgulloso de formar parte de un proyecto que no solo le permitía tener interesantes amigos, sino un lugar en el que guarecerse de la soledad y la intemperie. Sin embargo, a pesar de todo, en su fuero interno, no dejaba de crecer una extraña sensación de vacío al saberse destinado a ser leído solo por adultos. Ansiaba tanto sentir la ternura de las manos de los niños, despertar la curiosidad en sus miradas, escuchar sus risas blancas y ligeras… Cada vez era más frecuente encontrarle con la nariz pegada al cristal de alguna librería o paseando entre los anaqueles de la sección infantil de cualquier biblioteca. Admiraba las brillantes cubiertas de los álbumes ilustrados, las exquisitas estampas que acompañaban cada plano narrativo, mientras sus sueños se deslizaban por encima de los libros y se confundían con el olor a tinta. Su mente se llenó de una maraña de dudas y cometió el error de equiparar belleza con virtud. 

Sintiéndose zafio e insignificante, comenzó a vagar por los márgenes del libro rehuyendo cualquier contacto o conversación. Sus compañeros le observaban con una mezcla de ternura y honda preocupación. «El talento cuenta más que la belleza», «Los cuentos no saben de cronologías. Tan necesario es estimular a los niños como despertar a los adultos», «Algún día, cuando menos te lo esperes, el Universo se pondrá en marcha para que veas cumplidos tus sueños», le decían para animarle. Pero él, perdido en sus propias inseguridades, se limitaba a encogerse de hombros y a sonreír, con un toque de amargura.

Los días fueron pasando lentos, sin apenas dejar relieve en la memoria, hasta que una mañana de verano Diego, un antiguo maestro de escuela, se sentó a la sombra de un árbol a leer y se topó con su ficción. Como si quisiera invocar el poder mágico de las palabras, leyó el texto completo en voz alta. Los sonidos, mecidos por una brisa repentina, flotaron en el aire hasta enredarse en las copas de los árboles, mientras decenas de imágenes caían en cascada por su cerebro. Y algo debió de despertar en Diego… O, tal vez, como habían vaticinado sus compañeros, el Cosmos comenzó a ponerse en marcha para cambiar el curso de los acontecimientos. Diego, movido por un impulso, le propuso a Fátima, la bibliotecaria de Casalarreina, un bonito pueblo de La Rioja, presentar Pura Magia a los niños que se reunían en el ayuntamiento, una vez por semana, para escuchar a Diego contar fábulas y ficciones. Fátima no solo estuvo de acuerdo, sino que, con manos expertas, comenzó a confeccionar una brillante chistera para la sesión de cuentacuentos. 
A Pura Magia le invadió una intensa sensación de irrealidad mientras cruzaba la plaza que le separaba del ayuntamiento. Caminó despacio, parándose a cada paso, como si su subconsciente quisiera dilatar el momento. ¿Y si no gustaba su mensaje? Negó con un enérgico movimiento de cabeza para disipar el último resquicio de desconfianza que albergaba y entró en el edificio. Un murmullo de voces emanaba de algún punto de la planta superior.
Siguiendo la estela del sonido subió la escalera hasta llegar al salón de plenos. Desde el dintel de la puerta, observó el nutrido grupo de niños y niñas que esperaban expectantes junto a sus padres y abuelos. La voz de Diego se impuso sobre los susurros que se fundieron en un respetuoso silencio, salvo por algunas risas infantiles. Su mirada vagó de un rostro a otro, hasta alcanzar los cálidos ojos del maestro y sintió una inmensa gratitud. Gracias a él, su historia se estaba convirtiendo en un puente maravilloso de comunicación entre mayores y niños. Algo que, ni siquiera en sus mejores sueños, se había atrevido a imaginar.
Sin embargo, a veces, ocurre que la realidad supera los límites de los deseos. Y un día, de repente, Pura Magia comenzó a sentir el suave tacto del papel de seda, la rugosidad de la cartulina y el cosquilleo producido por las ceras de colores. Voces excitadas de niños, sonido de tijeras, aroma de pegamento… La adrenalina aceleró su pulso y necesitó unos segundos para que su mente procesara todos los estímulos y sensaciones. Poco a poco sus ideas comenzaron a focalizarse: Fátima, con la creatividad y ayuda de los pequeños, había elaborado una nueva encuadernación para él. Quizás, la más hermosa que ningún cuento hubiera vestido jamás.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Los libros del mes de diciembre: "Las alas del avecedario"


Reseña:
Todo lo que se dice de las aves es cierto; son así de variopintas y originales. Las protagonistas de este poemario conforman un abecedario muy personal y sugieren múltiples ‘avecedarios’. Este de Antonio Rubio quiere ser veraz, simpático, poético y algo estrambótico. Sugiere lecturas en voz alta, bien rítmicas y un poco peripatéticas… También se puede leer en voz baja, en silencio, para escuchar el batir de sus alas.
El autor ha utilizado diversas fórmulas poéticas porque cada pájaro tiene su propio plumaje lírico -y científico-. Casi todos visten colores, plumas y tamaños diferentes; y cantan trinos para cada estación y estado de ánimo. Pero todos tienen una visión del mundo y del vuelo muy humorada y llena de gracia.
Así, unos poemas tienen un tono coloquial y otros más formal; incluso algunos en formato dialogado. Y en esa variedad de registros suenan ecos del romancero tradicional, de la poesía neopopular, hasta de inspiración en las sonoridades, onomatopeyas y juegos de palabras de la ‘centenaria’ Gloria Fuertes.
Entre el misterioso ñacurutú, el cotidiano gorrión o el exótico quetzal y otras 25 aves, abundan las referencias geográficas, artísticas y musicales, la riqueza léxica y las metáforas que aluden a su fisonomía, plumaje, canto o costumbres.
Y a la fuerza literaria de este alado ‘avecedario’ se une la exuberancia plástica que aporta Rebeca Luciani: ilustraciones que combinan lo figurativo con los personajes humanizados, que rebosan colorido y luminosidad, naturaleza y vida. Sus aves arrullan los versos con la elegancia de sus poses y la audacia de sus acrobacias.

El autor:
Antonio Rubio ha sido maestro durante 40 años. A su labor docente, sus actividades en bibliotecas escolares y su participación en cursos de animación lectora y formación del profesorado, se suma su pasión por leer y escribir. También es poeta y dirige la colección de poesía Trece Lunas en el sello FAKTORÍA K de KALANDRAKA. Es autor de numerosos libros, entre los que destacan “Aurelio”, “Almanaque musical”, “La mierlita”, “El pollito de la avellaneda”, la colección De la cuna a la luna, “Colores”, “Números” y “7 Llaves de cuento”, además de participar en la selección poética de “12 poemas ilustrados de Federico García Lorca”, “Poemas de La Oca Loca” de Gloria Fuertes y “Miguel Hernández, 25 poemas ilustrados”.

La ilustradora:
Rebeca Luciani es Licenciada en Artes Plásticas por la Facultad de Bellas Artes de Barcelona, la artista argentina Rebeca Luciani comenzó a ilustrar libros hace 16 años. KALANDRAKA le dio su primera oportunidad con “Los oficios de Juan”, precisamente con texto de Antonio Rubio. Desde entonces, Rebeca Luciani ha trabajado para editoriales de varios países. Además, imparte talleres de ilustración en Barcelona, Sao Paulo, Santiago de Chile y Buenos Aires. Su obra ha sido incluida en la lista The White Ravens, también ha sido finalista del I Premio Internacional Compostela de Álbum ilustrado y ha ganado los premios Serra d’Or, Açorianos y Junceda.

LAS ALAS DEL AVECEDARIO

MIRLO (Turdus merula)

En mitad de un jardín cantaba un mirlo, 
y al instante me pongo a describirlo:
traje negro con brillo,
lindo pico amarillo,
saltitos de claqué…¡Hay que aplaudirlo!

(Y el mirlo,
mirlibustero,
enlutado y pinturero,
casi se quita el sombrero)




FRAILECILLO (Fratercula arctica)

Frailecillo, frailecillo,
payasito colorido,
hermano de los pingüinos.

Frailecillo, frailecillo,
pesca animales marinos
con su repintado pico.

Frailecillo, frailecillo,
con tan grande colorido
en tu cara y tu vestido
van a nombrarte muy pronto
el Rey del carnavalito,
o el Miró de lo pingüinos.


ÑACURUTÚ (Bubo virginianus)

¡Ozú!
¡Qué nombre tan raro 
que tiene el ñacurutú!

Y no acaban en su nombre las rarezas, 
que es capaz de dar la vuelta a su cabeza 
como si fuera un planeta.

Semejante a una lechuza, 
es un buen ave de presa, 
que traga enteras sus presas,
 apenas sin masticar.
Y luego, claro…
¡A regurgitar!
(que quiere decir:
 vomitar las egagrópilas, 
como bolas de billar.)

Autor: Antonio Rubio
Ilustradora: Rebeca Luciani
ACTIVIDADES:
1.- ¿Qué poema te ha gustado más? Memorízalo y recítalo ante tus compañeros.
2.- Busca información del ave cuyo poema te haya gustado más y exponla en clase.
3.- Entre toda la clase, a ver cuántas aves lográis nombrar cuyo nombre empiece por cada letra del abecedario.
4.- Escribe un cuento o un poema cuyo protagonista sea un ave y envíalo por correo postal con un dibujo, indicando tu nombre, apellidos, número de teléfono particular y e-mail de tus padres a:
Concurso Literario del Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante

martes, 5 de diciembre de 2017

Los libros del mes de diciembre: "Todo esto es solo mío"


Reseña:
Ruperto es un gigante terriblemente egoísta que no deja que nadie más disfrute de su jardín, ni de su parque, ni de su huerto, ni de su charca…
Obligará a marcharse del lugar al mirlo, a la abeja, a la ardilla y a la rana, y por eso será castigado: las plantas y los árboles se secarán, la charca se congelará, etcétera.
Y hasta que no corrige sus errores e invita a los animales a disfrutar de sus posesiones, la vida no volverá a su jardín.
El gigante aprende que es mejor compartir que ser egoísta y avaro. La generosidad nos hace felices y nos llena de alegría.
Edad recomendada: a partir de 3 años

Las autoras:
Rocío Antón (Aranda de Duero, Burgos, 1964) y Lola Núñez (Madrid 1961) son dos profesoras que coincidieron trabajando en una editorial de libros de texto para niños y decidieron que ellas también iban a escribir sus propias historias. Ya van por el medio centenar de títulos publicados, como los incluidos en la colección “Esta es otra historia” (SM): “El hada Aguayjabón”, “Patito busca a su mamá”, “Todo esto es sólo mío”, “Una rica merienda”, “Ayudemos a Blancanieves”, “¡Qué desastre de flautista!”, “El soldadito Salomón” (Premio Nacional de Ilustración), “La bella y el rey Facundo” y “¡Qué cerditos tan mañosos!”...

El ilustrador:
Mikel Valverde (Vitoria, 1966) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, especializado en Técnicas Gráficas. Ha ilustrado numerosos títulos de la literatura infantil en diversas editoriales españolas. Además, es autor de cómics y ha publicado ilustraciones e historietas en El País y El Diario Vasco, entre otras publicaciones periódicas. Fue Premio Internacional de Ilustración de la Fundación Sta. María de Paula de Nueva York en 2005. 


TODO ESTO ES SOLO MÍO




ESTE JARDÍN Y ESTE PARQUE,
ESTA CHARCA Y ESTE HUERTO,
SON DEL GIGANTE RUPERTO.

VIVÍA SOLO EL GIGANTE,
POR SER TACAÑO Y GOLFANTE,
EGOÍSTA Y ARROGANTE.

CUANDO EL MIRLO LE PIDIÓ:
- DON GIGANTE, POR FAVOR,
¿PUEDO COMER ESAS FRUTAS 
QUE TIENEN TAN BUEN OLOR?

EL GIGANTE RESPONDIÓ:
- CADA FRUTA DE ESTE HUERTO
SOLO ME LA COMO YO.
Y LA FRUTA SE ESFUMÓ.







 CUANDO LA RANA PIDIÓ:
- DON GIGANTE, ¿QUÉ HAY DE NUEVO?
¿PUEDO NADAR EN SU CHARCA
Y PONER ALLÍ MIS HUEVOS?

EL GIGANTE RESPONDIÓ:
- CADA GOTA DE ESTA CHARCA
SOLO LA DISFRUTO YO.
Y EL AGUA SE CONGELÓ.












EL GIGANTE VIO APENADO
EL JARDÍN SECO, LA CHARCA; 
Y EL ALMENDRO DESHOJADO.
Y EL VIENTO NORTE RUGIÓ:
¿POR QUÉ NO CAMBIAS RUPERTO?

Y RUPERTO DECIDIÓ
LLAMAR PRIMERO A LA RANA
PARA CORREGIR SU ERROR.





Tomado del libro: Todo esto es solo mío
Autoras: Rocío Antón y Lola Núñez
Ilustrador: Mikel Valverde
Editorial: SM

Nota: Dado que en el catálogo de la editorial SM no hemos encontrado el libro, hemos puesto el enlace de la Editorial Anaya, que sí lo tiene.

ACTIVIDADES:
1. ¿Cuándo crees que se ha sentido mejor Ruperto, cuando era avaricioso o cuando era generoso?
2. Jugamos a compartir. Escribimos una carta pidiendo algo bueno para nuestros amigos, familia, otros niños y niñas y otras personas del mundo.
3. Escribe una historia cuyo protagonista sea un gigante bondadoso y la envías  acompañada de un dibujo y de tu nombre, apellidos, curso, colegio y número de teléfono particular a:
Concurso literario Grupo Leo
Apartado 3008
03080 Alicante